El aseo

Las bolas de pelo no son resultado de falta de higiene en nuestros gatos. Todos sabemos lo limpios que son los gatos, pasan gran parte de su tiempo aseándose. Su lengua en realidad es un como un cepillo. Esto es debido a que sus papilas son unas espículas cónicas de queratina dispuestas todas en la misma dirección, con la punta dirigida hacia el interior de la boca. Su función, a parte de la propia de las papilas gustativas, es eliminar el pelo muerto y limpiarlo en profundad.

El problema es que el pelo lo ingieren, y se va quedando acumulado en el estómago. Si nuestro gato no toma ningún producto preventivo, se van acumulando y pueden formar las temidas bolas de pelo. El estómago intenta digerirla, mandando mucho ácido, lo que les provoca acidez y vómitos a nuestros gatitos. A veces llegan a quitarles el apetito por completo y a provocarle vómitos crónicos.

Prevención

Para prevenir todo esto, lo ideal es mantener a nuestro gato libre de pelo muerto con cepillados frecuentes. Además, existen distintos productos en el mercado que ayudan a que los pelos vayan saliendo del estómago y nunca lleguen a formar bolas.

Pueden ser en forma de gel o pasta de sabor agradable, es lo que llamamos malta. Actúa lubricando el tubo digestivo para que el pelo se expulse fácilmente.

La hierba de gato es lo más natural, pero depende de que el gato la ingiera de forma voluntaria. Son unas bandejas que vienen pre sembradas, solo hay que regarlas y ellas solas se van manteniendo.

Otros artículos más novedosos vienen en forma de golosinas de pequeño tamaño, en su composición, aparte de fibras para facilitar la expulsión del pelo, lleva además ácidos grasos para evitar la pérdida excesiva de pelo.

Todos estos productos es mejor darlos de forma regular para prevenir el problema, según las instrucciones del fabricante. Además, sirven para eliminar las bolas de pelo cuando ya están provocando síntomas, en estos casos lo mejor es acudir a tu veterinario.