Generalidades

Las tortugas semiacuáticas, de agua dulce, son las tortugas que con mayor frecuencia se tienen como mascotas. Cuando se compran en las tiendas de animales son tan pequeñas, que en la mayoría de los casos se piensan que son sumamente fáciles de cuidar. Y aunque son fáciles de cuidar, como cualquier otro ser vivo, deben tener un mínimo de cuidados y de mantenimiento para que no sufran enfermedades.

La esperanza de vida de estos animales puede ser de 30-50 años, pero en cautividad suelen vivir entra 10 y 20.

Su maduración sexual es a los 4-5 años. Existe el dimorfismo sexual entre ellas, es decir, se puede diferenciar el sexo por su aspecto: las hembras suelen ser más grandes y con colas más cortas, los machos tienen las colas más largas y anchas y tienes el plastrón (zona inferior del caparazón) cóncavo.

La época de apareamiento es entre marzo y junio y el periodo de gestación es de 2 meses. Las hembras pueden poner hasta 20 huevos, para lo cual escavan en la tierra y los cubren con ella, donde quedan incubándose durante 80-85 días.

Instalaciones para una tortuga de agua

Para proporcionarles una tortuguera o un acuaterrario ideal, hay que tener en cuenta su tamaño. No siempre van a ser tan pequeñas como cuando las compras, crecerán y a veces más de lo que pensamos. La mayoría alcanzan 20 cms, y algunas especies pueden llegar a medir 30 cms, por lo que su acuaterrario debe ser lo suficientemente grande para que puedan moverse con facilidad, nadar, sumergirse y girar en el sin obstáculos, dentro del agua, pero además debe tener un zona seca, con una rampa para que la tortuga pueda salir del agua y secarse por completo.

Las tortugas son animales que producen muchos residuos, por lo que ensucian bastante el agua. Es importante mantener el agua lo más limpia posible, para lo que será necesario instalar filtros de gran potencia que nueva al menos 3 veces el volumen de agua del acuaterrario. Los filtros exteriores con esponjas que recojan los residuos de mayor tamaño son los más eficaces. Si no tenemos filtro será necesario cambiar el agua a diario.

Hay que tener en cuenta que el cloro del agua del grifo puede dañar los ojos de nuestras tortugas, por lo que es importante eliminarlo. Para ello hay dos opciones, la primera es dejar reposar el agua durante 24 horas antes de introducirla en el acuaterrario y la segunda el utilizar productos anticloro, que lo venden en las tiendas especializadas en acuarios.

Otro factor muy importante es la iluminación. Es muy importante que las tortugas reciban luz UV-B  al menos durante 2 o 3 horas al día. Esto se le puede proporcionar poniéndolas bajo el sol de manera directa (sin cristales que puedan filtrar la luz solar) o instalando una lampara de luz UV-B sobre la zona seca del acuaterrario. Esto es necesario para que su organismo pueda fijar el calcio a sus huesos y su caparazón. Si no se cumple esta condición es muy frecuente que aparezcan problemas serios para su salud.

Y por último, la temperatura. Las tortugas son animales de sangre fría, por lo que necesitan obtener el calor del entorno para mantener su actividad. Por este motivo es recomendable instalar un sistema de calefacción en el acuaterrario, de modo que el agua de mantenga entre 25-30ºc. La temperatura ambiental debe ser un par de grados superior a la del agua.

Cuando la temperatura baja de 20-15º, la actividad de la tortuga desciende considerablemente y se aletargan, comen menos y se mueven menos. Y si la temperatura desciende por debajo de los 10º, entran en hibernación y paralizan completamente su actividad.

Si tienes tortugas hembras en edad reproductiva sería conveniente proporcionar también una zona de tierra dentro de su hábitat donde puedan hacer nido en caso de que hagan una puesta de huevos. Si no se le proporciona esta zona pueden producirse retenciones de huevos, con el consiguiente peligro para ellas.

tortuga agua veterinario bormujos

Alimentación de la tortuga de agua

En cuanto a su alimentación, has de saber que las tortugas de agua son animales omnivoros, es decir se alimentan tanto de proteína animal, como de vegetales. Existe piensos preparados para nuestras tortugas, que son completamente equilibrados e incluyen las vitaminas que necesitan, pero aun así se recomienda ofrecer algo de comida fresca (gusanos, gambas, pescado, frutas y verduras) de manera esporádica. Y debes recordar que los Gammarus no son su alimento principal, sino que son golosinas.

A las tortugas les gusta comer dentro del agua, por lo que debes proporcionar el alimento justo que vayan a comer. Intenta que no queden sobrantes para que no ensucien más el agua.

Si su dieta es equilibrada no sufrirá déficit de vitaminas ni minerales, pero nunca está de más proporcionarles una fuente de calcio extra, por ejemplo usando los bloques minerales especiales para tortugas.

Especies de tortugas de agua

Existen varias especies de tortugas acuáticas, algunas crecen más que otras y es importante conocerlas para decidir bien cual nos conviene más. Además existe una importante problemática medio-ambiental, ya que algunas son especies extranjeras, que al ser abandonadas en la naturaleza se convierten en especies invasoras para nuestro ecosistema.

Infórmate bien antes de adquirir una de ellas y ten en cuenta todo lo que te hemos contado.